Son los que utilizan tanto un número cada vez mayor de viajeros extranjeros, como los propios rusos. Es el tipo de viaje que prefieren los amantes de lo auténtico, que quieren experimentar el transiberiano “real”, y tener un contacto más profundo con el país y sus gentes. Los viajeros bajan del tren y efectúan paradas con noche en las diferentes ciudades del recorrido, pasando más tiempo en ellas, conociendo el país en profundidad. Se alternan así las noches a bordo del tren con noches en confortables hoteles en las ciudades visitadas, y se toma el próximo tren al día siguiente. 

Diseñamos viajes en trenes regulares con salidas garantizadas en ciertas fechas, en compañía de un guía acompañante a lo largo del recorrido, además de guías locales en cada ciudad. El viaje incluye todo: Billetes de tren, traslados, visitas, guías y comidas. También es posible viajar en los trenes locales por su cuenta, sin acompañamiento de ningún tipo.

El confort en los trenes regulares es sencillo; esta es una modalidad de viaje para aquellos que valoran la aventura y la autenticidad por encima de la comodidad.